La ciudad de Guadalajara despide un Futuro Perfecto.

 

Durante la exposición Future Perfect que tuvo lugar del 07 de abril al 02 de julio del 2017 en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara, además de poder apreciar la exposición varias veces, ver cómo se realizó el montaje y estar próxima al trabajo académico detrás de las piezas en las galerías; tuve la oportunidad de acercarme a las personas que hacen posible que una exposición de tal magnitud funcione sin contratiempos. A la primera gestora que conocí fue a Laura Elena Ayala, coordinadora de educación y exposiciones del MUSA, quien me recibió con la mejor disposición para comenzar a trabajar en las notas para este blog. A Laura Elena le entrevisté mientras recorríamos las galerías del museo, en ella, Ayala comentó su apreciación sobre algunas piezas, como We de People de Danh Vo, la cual le atraía por su pertinencia con el momento histórico por el que atraviesa México en su relación con Estados Unidos de América. Así mismo, hizo énfasis en que las exposiciones de arte contemporáneo son un atractivo para un público más joven, hecho por el cual es importante realizar actividades académicas alrededor de las mismas. Laura Elena me presentó a Sayuri Sánchez, encargada de atención a grupos del museo, quien me regaló casi una hora de su tiempo para recorrer la exposición en una visita guiada. La documentación que Sayuri realizó para estos recorridos me pareció asombrosa: conocía sumamente bien el trabajo de cada artista, su propuesta conceptual y los formatos, procesos y materiales con que se realizaron las piezas exhibidas.

En los primeros días de montaje también tuve la oportunidad de conocer a Angelika Stepken, una de las curadoras de la exposición. Stepken viaja a cada uno de los recintos en los que Future Perfect es instalada para tomar últimas decisiones de montaje y curaduría. Pude ver de cerca el trabajo de Angelika y también tuve un momento para preguntarle sobre el trabajo curatorial – de selección – que habían realizado ella y Phillipp Zigler, en donde narró un poco de los conceptos de los cuales engendró la idea del Futuro Perfecto como temática central.

Con el paso de los días la ciudad de Guadalajara visitaba Future Perfect en el MUSA y – mediante publicaciones en redes sociales y comentarios – pude darme cuenta que la exposición gustaba a jóvenes y adultos, que la asistencia era cuantiosa y al respuesta de los visitantes hacia los estímulos de la exposición eran contundentes. Muestra de ello fue la sala llena en la charla que Mariana Castillo Deball impartió sobre Objetos Incómodos.  Así mismo el taller a cargo de Lilian Scholtes en los últimos días de la exhibición; el cual tuvo cupo lleno y una participación formidable de los talleristas, los cuales cerraron el taller con una muestra del trabajo realizado durante cuatro días de aprendizaje en el patio central del museo.

Esperamos que Future Perfect encuentre en su nueva casa, San Luís Potosí, un recibimiento tan cálido y fructífero como lo fue en su paso por Guadalajara.

 

Comments No comments